Cuidado! Los golpes sanan, pero las palabras se guardan y crean raíces, por eso duelen más